La Banelco no se rinde

Ricardo Kirschbaum Ante otra reforma laboral, se repite un método para enchastrar a los senadores. Ya lo dijo De Vido desde la cárcel: no seré un Cantarero. Quiso decir que no aceptará convertirse en el chivo expiatorio del kirchnerismo. Mostró deliberadamente que no pagaría solo las culpas. Fue una manera brutal de decirles a sus compañeros…